Archivo de la etiqueta: anarquismo

Revista Versión, UAM

Llevo todo el día aquí corrigiendo un artículo para la revista versión, y bueno, simplemente quería dejar constancia de ello.

Se trataba de un artículo sobre tres colectivos de Dj´s de España, uno de Barcelona, otro de Madrid y otro de Bilbao.

LesFatales[1], (primero se llamaron ‘Femme Fatal’), en Barcelona, único colectivo que desde su creación en 2002, aún sigue ofreciendo sus genuinas fiestas queeren la actualidad. Anteriormente han trabajado en el pub KGB del Barrio de Gracia y desde hace un año vienen ocupando un espacio en la sala Apolo (Nitsa Club). Agrupa como residentes fijas a dos Dj (Karol, aka[2] Elektroduenda y Charo Salas,akaRosario Dj) y una Vj (GemDelagüer,akaPunto Ge).

ClitPower (‘Poder del Clítoris’, ver imagen 5), en Madrid, formado originariamente por Amaya Dj y Magicsoft Dj junto con las visuales de Vj Mac. Estas chicas comenzaron su proyecto en 2006 ofreciendo fiestas en diferentes locales de la ciudad, algunos muy conocidos, como la Sala Caracol.

SoyTomboi, es el otro colectivo surgido en Bilbao en 2007 compuesto por Begoña Dj, Jezthe Les, Coco, JawataAntiDj, y Silvia Vj. El nombre, según me cuenta una de las componentes viene “de haberle preguntado a un chico filipino como se decía bollera en filipino, Tomboi (que de hecho quiere decir chicazo en inglés). SOYTOMBOI como nombre indiscutible para la que luego se materializa como gran-fiesta-del-año, sin mayores pretensiones, que el disfrute. Fiesta para tod@s con mentalidad lesbiana”[1].


[1]Email de Begoña – SOYTOMBOI – Bilbao, 16/ 07/08

[2]AlsoKnown As, AKA, también conocida/o como.

Mapping the Republic of Letters

roflviz

En la facultad de Stanford University están desarrollando una visualización de la correspondencia de los ires y venires de las derivas varias de todos aquellos que compusieron esa cosa que se llamó La República de la Letras. El bueno de Voltaire manejó nada más y nada menos que 15.000 cartas. Y otros tantos muchísimas más. Es un grupo de Humanidades Digitales que llaman a su proyecto MAPPING THE REPUBLIC OF LETTERS.

Y así dicen que hacen:

“Mapping the Republic of Letters” is a collaborative, interdisciplinary, and international project in the digital humanities, centered at Stanford University. Since 2008, we have been creating visualizations to analyze “big data” relating to the world of early-modern scholars. We focus primarily on their correspondence, travel, and social networks. While we make use of quantitative metrics to examine the scope and dimensions of our data, we remain committed to the qualitative methodologies of the humanities. We actively encourage collaborations with other projects.
RepublicOfLetters-Voltaire
Recomiendo encarecidamente a todo aquel interesado por el mundo que nos ha tocado vivir que le eche un vistazo a esta página que da una perspectiva más clara de la gesta y gestación de lo que se llamará, al correr del tiempo, esfera pública y también, como no, de todo el proceso de la ilustración, fundamental para comprender muchas cosas que pasan y que se suele olvidar en los recuentos al uso, al menos en los artísticos… Es fascinante como en su afán de concreción y sentido se cuestionan como hablar de “estados-nación” en un tiempo en el que tal cosa (siglos XVII y XVIII) aun no estaba cuajada tal y como hoy la concebimos. Se me permitirá, ya que estoy para variar cansada y tal para especificar el origen de las imágenes y su sentido real, que pese a eso añada unas tantas por la belleza de las mismas y que cada cual se imagine a estos ilustres caballeros y cultivadas damas en sus contextos particulares hablando de lo que había que hablar que era de todo en general y de nada en particular.
gran tour

no nos sale de los huevos

PORTADA

NO NOS SALE DE LOS HUEVOS

Periodistas y banqueros
Partidos y sindicatos
Dicen que esto es una crisis
Cuando es un golpe de Estado

Estamos siendo gobernados
Por cobardes y vendidos
Al capital financiero
En contra de su propio Pueblo

No nos sale de los huevos
y menos de los ovarios

Nos toman por gilipollas
Como su cuerda de esclavos
Que hemos de vender la vida
Al interés de los Mercados

Al pan pan y al vino vino
No estamos para romances
El cántaro que va a la fuente
Lo romperemos en la calle

No nos sale de los huevos
y menos de los ovarios

Discografia ASCASO

Y como los de antes, COLUMNA ASCASO tienen un MANIFIESTO

Ya iba siendo hora de encontrar esto

MANIFIESTO COLUMNISTA
Música comunal para la revolución global.

La Columna Ascaso no es un grupo músical, una formación cerrada con integrantes fijos.

La Columna Ascaso es un grupo de afinidad de músicos colaboradores, constituido bajo el objetivo de producir música comunal para la revolución global.

En este sentido, la Columna Ascaso es una formación horizontal, ajerarquica y coyuntural.

La Columna Ascaso reniega de toda propiedad intelectual y/o derechos de autor al respecto de la música que produce.

La Columna Ascaso produce música comunal.

En este sentido, La Columna Ascaso no compone, necesariamente, canciones.

La Columna Ascaso genera materiales musicales, dispuestos para su libre consumo, distribución y uso en el dominio público.

La Columna Ascaso anima a todos aquellos músicos que compartan estos preceptos a que colaboren con nuestra formación o se movilizen en la creación de otras columnas con las que cooperar e intercambiar servicios, recursos y materiales.

money, money, money

perder la forma1

Esto no es un post.

Todavía no, pero lo será.

Ansger Jorn donaba cuadros a la IS para que se pudieran financiar y ser independientes, ayer descubrí una página en la que se pedía a los artivistas que dijesen como se financiaban o como sobrevivían, el fundador de Voina se niega a emplear el dinero, en LTBC el dinero fue el gran problema, y el NEA pedirá a Group Material, hace mucho tiempo, que devuelva el dinero al concebir que repartir 10 dolares entre miles de personas no era una pieza de ARTE. Tais Bielsa y otros repartieron 5 euros en una playa del Mar Menor a todo aquel paciente transeúnte que supo esperar a que el bloque enorme de hielo que los “guardaba” se derritiese en una tórrida tarde de un agosto cualquiera.

Lo dicho

Perder la Forma Humana

NO+2

REVOLUCIONARIAMENTE
LOS CONCEPTOS DE DESTRUCCIÓN
Y CONSTRUCCIÓN SON INSEPARABLES.

Fui el domingo pasado, demasiado tarde pues la exposición ha estado durante mucho tiempo pero desapareció el martes pasado, el día 12 de marzo de 2013. Perder la forma humana, plantea una imagen de los años ochenta en América Latina que establece un contrapunto entre los efectos arrasadores de la violencia sobre los cuerpos, y las experiencias radicales de libertad y transformación que impugnaron el orden represivo. Cuerpos destrozados/cuerpos mutantes. Entre el terror y la fiesta, los materiales reunidos muestran no sólo las secuelas atroces de la desaparición masiva y la masacre bajo regímenes dictatoriales, estados de sitio y guerras internas, sino también los impulsos colectivos por idear modos de vivir en continua.

Tome muchas notas y realicé una suerte de lista, dos, por un lado de colectivos, por otra de modos de hacer:

– Afiches participativos.
– Afiches para terminar por todos.
– Escrache.
– Oficina de contrainformación.
– Siluetazo.
– Arte al Paso.
– Acciones Relámpago.
– Letanías.
– Alterarte.
– Bailar la Cueca.
– Carta a los Medios.
– Recorrido Rally Postal.
– Ready-Made Social.
– Gong Teatral.
– Vela x Chile.
– Arte-Correo.
– Mail-Art.
– “Nosotros no sabíamos” (Leon Ferrari)
– Serigrafía sobre el pavimento.
– Cartelería a pegar por todos.
– Sonido, “Alambres” (1987), mariconización del lenguaje.
– Arete-Guaso.

Grupos:

CADA (Colectivo de acciones de Arte)
GAS-TAR (Grupo de Artistas Socialistas-Taller de Arte Revolucionario),
ramona revista de artes visuales nº 87. diciembre 2008
Mujeres por la Vida.
Movimiento contra la tortura de Sebastian Acevedo.
– C.A.Pa.Ta.Co. (Colectivo de Arte Participativo Tarifa Común)
– Taller N.N. (agitación política, poesía, ironía, ambivalencia)
– Grupo Paréntesis.
– Taller E.P.S.
– APJ (Asociación Plástica Jóven)
– Taller de Investigaciones Teatrales.
– Grupo Arte Experimental.
– Viajou Sem Pasaporte.
– León Ferrari.
– Guillermo Deisler.
– Las Yeguas del Apocalipsis.

Y luego indagué un poco por ahí. De ahí saqué este pdf que está en abierto y que aglutina las conversaciones en torno a la muestra.

Aquí está el Perder-La-Forma-Humana-Completo-Corregido-1, en pdf.

Seminario de 6 clase coordinado por Ana Longoni, con la participación de Fernando Davis, Fernanda Carvajal, Daniela Lucena, Cora Gamarnik,
Malena La Rocca y Gisela Laboureau en Junio y Julio de 2012 en CIA.

En este seminario proponemos poner en discusión algunos avances e hipótesis de un proyecto de investigación impulsado por la Red Conceptualismos del Sur desde 2010 sobre las nuevas formas que asume la relación entre arte y política en América Latina.
Queremos mostrar la aparición múltiple y simultánea (nunca consensual) de tácticas afines, invención de espacios y modos de hacer arte y política en diferentes puntos de América Latina, en respuesta en muchos casos a situaciones de conflicto muy diversas, generadas por la represión de Estado y las violaciones a los derechos humanos, los inicios del neoliberalismo, la fractura del proyecto socialista y el desbordamiento del repertorio de la izquierda tradicional, entre otras cuestiones.

Creo que hay catálogo. Recomiendo encarecidamente echarle un vistazo, creo es más que es fundamental, sobretodo para los tiempos que están corriendo, resulta latamente inspirador. De hecho, curiosamente, el sábado 9, tras las jornadas de la UNI en las calles, se pasó un vídeo sobre el ESCRACHE en el centro de mesón de paredes, del cual tengo tomas, y luego se conversó en torno a la futura acción escrache del PAH, y dicho y hecho.

Ya digo altamente inspirador.

dossier-forma-humana

ECD, por Stefan Wray (1998)

henry_david_thoreau

I heartily accept the motto, — “That government is best which governs least;” and I should like to see it acted up to more rapidly and systematically. Carried out it finally amounts to this, which I also believe, — “That government is best which governs not at all; and when men are prepared for it, that will be the kind of government which they will have.”

On the DUTY Civil Disobedience, Henry David Thoreau.

Así arranca el ensayo de Swray sobre la Desobediencia Civil Electrónica, On Electronic Civil Disobedience, pero lo hace partiendo de otro texto de Thoreau, “SOBRE LA NECESIDAD DE LA DESOBEDIENCIA CIVIL”, escrito en 1849, pasada ya la Comuna de París. En este link os podéis descargar el pdf. Lo que más me gusta es que se llama “On the Duty of Civil Disobedience”, osea, no tanto la necesidad, sino como la obligación. Está publicado por Elegant Books, y es, realmente, elegante, porque emplear un término con “duty“, que tiene esto de lo que hay que hacer, “tus duties” antes de pasarlo bien o descansar, una onda muy calvinista weberiana, se sale en thoreau de sus casillas para convertirse en desobediencia civil como primera acción del día.

Después pasa por el Civil Rights Movement, y por el clásico libro del 80 de Howard Zinn, “A People’s History of the United States” (Howard_Zinn-A Peoples-History-Of-The-United States), del que extrae esta cita, “veinte mil personas vinieron a Washington a implicarse en la desobediencia civil, tratando de parar el tráfico para expresar su repulsa contra las matanzas de Vietnam. Catorce mil fueron arrestados, el mayor número de personas arrestadas en la historia de América”.

De los 70 y 80 rescata el movimiento anti nuclear, Seabrook Nuclear Power Plant in New Hampshire en los 70 y Nuclear Test Site near Las Vegas, Nevada.

En los 80 las tácticas de desobediencia civil tomaron nuevos bríos con el environmental movement, y el libro de Edward Abbey, Down The River with Henry Thoreau. (Abbey 1981).

Para la presencia urbana de la desobediencia civil Swray apunta a ACT UP y su Civil Disobedience Training.

Trabajando para la crisis del sida de los ochenta este movimiento vehicula ya las herramientas artísticas para fines estrictamente políticos. Gran Fury, miembros de ACT UP, será el grupo que desde esa lucha acabará en la bienal de Venecia (ya nos ocuparemos de este asunto).

Continua Wray con el extraño giro que, también en los ochenta, hacen que muchos movimientos de derechas también adopten tácticas de desobediencia civil, como el pro-life movement.

Los noventa, la Guerra del Golfo: Ocupación del Army Recruiting Center in San Francisco, y creación del grupo de oposición Bay Area Direct Action Network. Además las manifestaciones masivas por las calles de san Francisco al arrancar el bombardeo con “smart bombs”.

Continuaron más actos de “bloqueo de edificios oficiales”. Casi ninguna de estas acciones, desarrolladas en SF, tuvieron repercusión en lo media.

Las tácticas de desobediencia civil se ha ido renovando y reactivando con muchos movimientos sociales a lo largo del largo siglo XX, ¿y en el XXI?, se pregunata Wray.

As hackers become politicized and as activists become computerized, we are going to see an increase in the number of cyber-activists who engage in what will become more widely known as Electronic Civil Disobedience. The same principals of traditional civil disobedience, like trespass and blockage, will still be applied, but more and more these acts will take place in electronic or digital form. The primary site for Electronic Civil Disobedience will be in cyberspace.

Tácticas:

virtual sit-ins in which government and corporate web sites are blocked.
clogging or actual rupture of fiber optic cables and ISDN lines – acting upon the electronic and communications infrastructure.

massive non-violent email assaults will shutdown government or corporate computer servers.

Ejemplos de cyber activismo:

Critical Art Emsemble, y su libro de ECD (ver post). En el 96 crearon ELECTRONIC DISTURBANCE luego su famoso libro ELECTRONIC CIVIL DISOBEDIENCE. Ambos trabajos se refieren a un nuevo capitalismo, nomádico, líquido, móvil, disperso, y electrónico. Para ellos la resistencia necesita tomar estos mismísimos atributos. En lugar de bloquear físicamente los edificios u ocupar las oficinas del CEO, CAE insiste ne la necesidad de pensar en tácticas para bloquear y entrar en formas digitales.

(Obvio que Wray está con nosotros al argumentar la posibilidad de acción en las calles, ejemplifica esto con la caída el muro de Berlín y la acción de la ciudadanía en la calle)

… rather than pure electronic civil disobedience, we are likely to see a proliferation of hybridized actions that involve a multiplicity of tactics, combining actions on the street and actions in cyberspace.

T.A.Z., Hakim Bey’s (1991) T. A. Z. The Temporary Autonomous Zone, Ontological Anarchy, Poetic Terrorism, tomando las ideas del “Mil Mesetas” de  Gilles Deleuze yFelix Guattari (1987). En particular CAE se inspira ne el capítulo, “Tratado de Nomadología y Máquina de Guerra”.

Movimiento Global Pro Zapatista. Al poco de surgir el movimiento zapatista, EZLN en la escena política internacional, la red ha sido central en el movimiento. Estas interconexiones se han sofisticado hasta hacerse un cuerpo rizomático de crecimiento horizontal (otra idea deleziana), en una inmensa red de páginas interconectadas, una a network of hypertext linked web sites.

– Anonymous Digital Coalition, SWARM (ver post)

– Hacking attempts into Department of Defense computers (al ser anunciado un nuevo ataque en Irak)

Y el contra-ataque gubernamental:

RAND corporation, para prevenir “la guerra de las redes”…

Y concluye:

While it may be partially true, as the Critical Art Ensemble claims, that participation in street actions has become increasingly meaningless and futile and that future resistance must become primarily nomadic, electronic, and cyberspacial, it is doubtful that physical street actions, involving real people on the ground, will end any time soon. What is more likely is that we will see electronic civil disobedience continue to be phased in as a component of or as a complement to traditional civil disobedience. In the near future, we can expect to see hybrid civil disobedience actions that will involve people taking part in electronic civil disobedience from behind their computer screens while simultaneously people are engaging in more traditional forms of civil disobedience out in the streets.

As we consider the trajectory of resistance in the United States and as we envision the possibilities of resistance increasingly taking place in cyberspace, it is important to remember that civil disobedience has been an important part of the history of political growth and change in this country. Thoreau’s contribution, by example and by word, influenced generations that followed. But today, we stand at a new crossroads, one in which these older forms of resistance and protest are being transformed. While it is useful to consider the path that civil disobedience has taken up until now, we also need to be aware that our political terrain is changing dramatically. In the 21st century, electronic civil disobedience will occur.

RECUERDO QUE ESTE TEXTO ES DEL AÑO 98, QUE CASI NINGUNO DE LOS LINKS FUNCIONA Y QUE PODRÍAMOS ESCRIBIR UNA LARGA LISTA DE NUEVAS ACCIONES…

Ahora Stefen Wray está en Austin Texas.

Critical Art Emsemble, ECD

electronic-civil-disobedience-other-unpopular-ideas-critical-art-ensemble-staff-paperback-cover-art

Lo más importante, el libro ELECTRONIC CIVIL DESOBEDIENCE, ECD.

This book continues the exploration begun in The Electronic Disturbance (TED). While TED was very well received, critics continually mentioned two primary shortcomings. The first was that while TED explains the nature of nomadic power in the age of the virtual, very little is said about nomadic resistance on the net or in the bunker. In this work, CAE offers a preliminary outline concerning rational strategy (antilogos) and tactical possibilities for nomadic resistance. In other words, the matters described in the following pages are the oppositional counterparts of nomadic power (i.e., domination) at this historical moment.

In the final four chapters, CAE replies to the second most common criticism. Some have mentioned that while CAE often recommends strategies of the nonrational, in TED, none is actually offered. In the pages that follow, CAE tries to get beyond the traditional activist position enveloped in anti-logos (rationalized resistance to domination) by searching for the (non)location of the inherently contestational energy of nomos. As in TED, in this work CAE continues to maintain that the social dynamic of nomos, which typically appears as explosive and unstoppable moments of excess, waste, sacrifice, abjectivity, spontaneity, mania, and uselessness, must function as a parallel engine of resistance alongside the anti-logos. These elements of existence are truly at the heart of individual autonomy, and yet they are seldom acknowledged by activist culture. Like rational society itself, activist culture tries to organize them out of existence, or at least to the point where they no longer appear. Here, CAE examines how these elements have entwined themselves with rational visible culture. While we may not extract tactical possibilities for political and cultural resistance from these observations, we do hope to contribute to the production of the ideational conditions for such possibilities to emerge in the realms of appearance and action.

SWARM, EDT

swarm5001

WIKI

Swarm behaviour, or swarming, is a collective behaviour exhibited by animals of similar size which aggregate together..

un comportamiento colectivo exhibido normalmente por animales de un tamaño parecido que se agregan ….

desde un punto de vista más abstracto, swarm behaviour (comportamiento gregario) es un movimiento colectivo de entidades auto-propulsadas. Desde la perspectiva de un modelo matemático, es un comportamiento EMERGENTE que surge de reglas simples que son seguidas por determinados individuos y no conlleva ninguna coordinación central.

Este “swarm behaviour” fue simulado para un computador en 1986 con un programa llamado boids.[2] Este programa simulaba agentes simples (boids) a los que se les permite moverse según unas reglas simples.

PEOPLE

A collection of people can also exhibit swarm behaviour, such as pedestrians[100] or soldiers swarming the parapets. In Cologne, Germany, two biologists from the University of Leeds demonstrated flock like behaviour in humans. The group of people exhibited similar behavioural pattern to a flock, where if five percent of the flock changed direction the others would follow. If one person was designated as a predator and everyone else was to avoid him, the flock behaved very much like a school of fish.[101][102] Understanding how humans interact in crowds is important if crowd management is to effectively avoid casualties at football grounds, music concerts and subway stations.[103]

CUANTO MENOS INQUIETANTE….

¿y cómo podremos linkear esta idea con ECD?

Y AQUÍ UN PEQUEÑO FRAGMENTO DE ESTE ARTÍCULO, netaktivizam

The realization and legitimization of the Internet infrastructure as a site for word and deed opens up new possibilities for Net politics, especially for those already predisposed to extraparliamentarian and direct action social movement tactics.

In early 1998 a small group calling themselves the Electronic Disturbance Theater had been watching other people experimenting with early forms of virtual sit-ins. The group then created software called FloodNet and on a number of occasions has invited mass participation in its virtual sit-ins against the Mexican government.

EDT members Carmin Karasic and Brett Stalbaum created FloodNet to direct a “symbolic gesture” against an opponent’s web site. FloodNet is a Webbased Java applet that repeatedly sends browser reload commands.

In theory, when enough EDT participants are simultaneously pointing the
FloodNet URL toward an opponent site, a critical mass prevents further entry. Actually, this has been rarely attained. Given this, perhaps FloodNet’s power lies more in the simulated threat.

On September 9, 1998, EDT exhibited its SWARM project21 at the Ars
Electronic Festival on Information Warfare, where it launched a three-pronged FloodNet disturbance against web sites of the Mexican presidency, the Frankfurt Stock Exchange, and the Pentagon, to demonstrate international support for the Zapatistas, against the Mexican government, against the U.S. military, and against a symbol of international capital.

But within several hours of activating project SWARM, FloodNet was disabled. On web browsers Java coffee cups streamed quickly across the bottom of the screen and FloodNet froze. Participants began to send email with word of trouble. Later that day a Wired writer learned from a Department of Defense spokesperson that the DOD had taken some steps against FloodNet. At the same time, an EDT co-founder received email that the Defense Information Systems Agency had complained about his ECD web site content.

Globally, 20,000 connected to the FloodNet browser on September 9 and 10. This action reverberated through European media. It was later picked up by Wired, ZDTV, Defense News, and National Public Radio, among others. On October 31, EDT made the front page of the New York Times. The story continued to unfold. More interest from the media sphere. On November 22, EDT called for FloodNet against the School of the Americas.24 As part of EDT’s grande finale for the 1998 season, the group plans to release a public version of FloodNet at 12:01 a.m. on January 1, 1999.

más ingenios, más

Creo que aun no he dado cuenta del congreso al que mi socio Tais Bielsa y mi persona van a ir en breves. se trata de un congreso internacional de “Antropología y Conflicto Urbano“, bien, estamos haciendo, armando, componiendo o como se quiera llamar, nuestra intervención en este momento. Se llama “Ingenios para trocar la vida: Oráculo Manual”. Por el momento indagamos ingenios para inventar, ingenios para aplicar nuestros modos de hacer a la vida diaria en el habitar, en el trocar (la cosa económica vamos), en el desplazarse, y en el fornicar…. consideramos ingenio a nuestra capacidad de solventar los problemas, o necesidades cotidianas de modo creativo.

Como esperamos continuar con nuestra labor de generar un auténtico oráculo manual con nuevos ingenios para nuevos aspectos de la vida cotidiana seguiremos, cuando pase el congreso, con un blog en el que volcar, lo ya hecho, y lo por hacer. Lo por hacer constará, por el momento, de nuevas vías para alimentarse, otras nuevas para curarse, otras para educarse, otras para comunicarse, y quizá estaría bueno lograr algún nuevo ingenio para legislar y aplicar lo legislado.  a este respecto recomiendo un cuento que leí este verano sobre este tema de un hombre que buscaba ser justo, el más justo y siempre, y acabó viviendo, por que el así lo quiso, en los estratos más bajos de la sociedad cuidando los perros del rey (cuando descubra el autor y el titulo lo comunicaré).

Bien, a todas estas, este pequeño apunte, que ahora lo haré arriba en eventos con datos más claros y completos, viene al caso de que Víctor me envió un link a propopolis, a un articulo que se llama, la cena de los patriotas, que pueden picar y jugar vos. Ahora bien, me ha llamado la atención la cena de gentes de acá con los diputados de allá, y por esto he hecho una lista para seguir indagando nuestros ingenios. Aquí abajo corto y pego los links, solo terminar diciendo que me llama un tanto la atención que no se convoquen a estos asuntos a gentes de grupos de consumo, o a la bici crítica o a las zorras mutantes o a stop-deshaucios, que la verdad, enriquecerían mucho la cosa, pero mucho mucho….

Los diputados se han llevado informes, la mayoría traducidos al inglés, que resumen el trabajo realizado por los grupos de trabajo que han aceptado la invitación alemana.
Unos pequeños identificaban a la derecha a los colectivos:
15mPaRato, DRY Madrid,
Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Plataforma de Afectados por la Hipoteca:
GT Economía Barrio del Pilar,
Auditoría Ciudadana de la Deuda de Barcelona,  NO DEBEMOS NO PAGAMOS
Coordinadora Anti-privatización de la Sanidad_CAS, Coordinadora Anti-privatización de la Sanidad_CAS,
Red Verde (Educación) y Universidad Nómada, entre otros;

La politeness, de “a rebours” a arribistas

politeness

Habríamos de definir exactamente a que nos referimos con la “corte”, ese lugar que establecerá el comportamiento de los nobles, que no aristócratas, sus códigos de politeness y de conversación, de urbanidad. Al revés, buscaremos en cada salón un lugar que pretende localizar y reconocer un sentido común, un principio de reciprocidad e igualitarismo que busca generar un lugar de diálogo y consenso. Hemos de diferenciar el arribismo de unos tantos, que yo llamaría snobs, quienes pulen su imagen con no más que una capa superficial de cortesía para ejercitar el papel que Luís XIV les impondrá en su jerarquía rigidizante. Esta cortesía impostada y nunca interiorizada, no supondrá, está claro, resistencia alguna al poder, sino todo lo contrario. Nos interesa especialmente esta serie de reglas, que podían ser publicitadas, y que dan a la vida cotidiana un tinte de “distinción”, distinción frente al poder hegemónico, nos interesa localizar la verdadera politeness a contracorriente, esto es, a rebours.

Así pues, al tiempo que Luís XIV comenzaba a ejercitar su poder, centralizado y lleno de parafernalia, comienza a fraguarse igualmente toda esta nueva sociabilidad de doble entrada, para ese poder, orquestado realmente por Richelieu, que podríamos llamar “proto-burgués” y ese otro, origen de la esfera pública, que se desarrollará en los salones. Luís XIV comienza a vender títulos nobiliarios, estatus social al fin y al cabo, a buen precio y como inversión a largo plazo. Según Perry Anderson esto desviará unas ingentes cantidades de dinero desde los negocios, ocupación obvia de la nueva burguesía (aunque aun embrionaria) hacia el comercio con títulos, tierras, funciones ministeriales y subida de escalafón social. Se desactiva a la nobleza desde principios de XVII pero será tras la estrepitosa derrota de la Fronda cuando las normas de sociabilidad que distinguirán a un noble de otro, que no lo es, se aguzan de un modo más, digamos, obsesivo. Estas normas se gestarán para diferenciarse como clase y seguir sintiéndose excepcionales en una sociedad que iba siendo absorbida por el mercantilismo y el puro afán de lucro y ascenso social (arribismo). Los nobles, orgullosos de su estatus, y vencidos frente al poder claro de aquellos con muchos medios económicos se irán replegando para convertirse, tal y como afirma EllerySchalk en From Valor toPedigree, en aristócratas. El rey necesitaba cantidades ingentes de capital de modo permanente para sostener sus infinitas y locas guerras, lo que le obligará a rodearse de los nuevos burgueses, más o menos barnizados de seudo-nobles, pero con dinero. Estas guerras, tal y como muy bien argumenta Anderson, consiguieron que el rey sol perdiera, no solo la cabeza, sino todo un imperio que era, por definición, imposible de conseguir desde su misma base.

Los nobles, se erigen en otra casta de elegidos demasiado exquisitos como para trabajar, no en ese mismo sentido del trabajo per se, sino en el sentido capitalista del trabajo, esto es, la acción que se realiza sólo y exclusivamente para ser intercambiada por dinero. En los códigos de comportamiento nobiliarios el dinero no es más que una zafiedad de la que no se habla, y lo único importante es precisamente todos aquello que para la corte es intrascendente. La corte establecerá unas reglas basadas también en esta publicidad de la politeness, esto es, todos esos manuales de uso que pretendían “elegantizar” a aquellos que se estudiasen la normativa. Como pasará tiempo después, y seguro que inspirado en este dato, las reglas no son nada, y mucho menos si se aplican puntualmente en momentos digamos de ocio vicario (el dandysmo ejemplificará estas nociones, o las reproducirá). Para un noble la politeness será una forma de vida que empapará todos y cada uno de sus movimientos. Todos los hechos de su vida cotidiana, desde como uno se abrocha un zapato hasta como redacta una carta de amor (un sentimiento este que pese a barnizar, en cierto modo, casi todas las relaciones, se concibe como una impostura imposible y ordinaria, un embrutecimiento de los sentidos muy poco apropiado para un ser distinguido y orgulloso de su distinción)
Peter France sí establece un estudio del origen de la politeness en Politeness and Discontent. Este pretende, en principio, erradicar todos los excesos y extravagancias … afirma que los críticos literarios buscaban volcar en la misma crítica las ideas de la honnêteté, que verán en los excesos al gran enemigo, el honnête homme como un ser que encaja en la sociedad evitando, como la peste, caer en cualquier tipo de vulgaridad … Y como ulteriormente (vuelvo al dandy) la “vulgaridad” será la enemiga… y la politeness se basará precisamente en ese control de todo lo altisonante o grandilocuente… un modo cerebral de acercarse a todas las realidades de la cotidianeidad, un modo de diferenciarse de cualquiera de los seres que requerirán de un “obvio esfuerzo” para subsistir o incluso para adquirir las cualidades morales de una sociedad que premia eso, el esfuerzo, la perseverancia, y el éxito meramente económico, los barrigas verdes vamos…
Lo que interesa de todo este afán por diferenciarse del poder establecido, en sus orígenes de esta corte francesa proto-burguesa, es la capacidad que tuvo esta idea para fascinar a poetas y hombres de letras quienes, “aristocratizados” por el contacto con estos nobles de última hornada, y aristócratas de primera, adoptan esta idea de sociabilidad para formar parte, por derecho propio y por auto-adjudicación, de esta sociedad de seres superiores a los localizadores de solo y nada más que beneficio económico. Los hombres de letras tras varios siglos de convivencia en los salones con estos modos de sociabilidad y con la práctica permanente del arte, exigido, de la conversación, acabarán permitiendo esta “permeación” a la sociedad al editar en forma de textos todas las ideas que se manejaban, con las que se jugaban y que se desarrollaban en el entorno de los salones. Ideas que siempre habrían de cuestionar cualquier sistema de ideas o preceptos preestablecidos.
Estos salones nacidos en 1610 habrán de sufrir múltiples mutaciones ya que en su condición de laboratorios modales se establecerán con un background de condicionantes sociales que, obviamente, durante los cuatro siglos, y un poco más, que de un modo u otro han ido subsistiendo …(la cuestión pues es dilucidar este “subsistir” y no confundirlo con el arribismo que ha recopilado todas las nociones salonescas y las ha modelado en un conjunto de reglas encorsetadoras que nada tienen que ver con el origen de estos términos elaborados precisamente para ir “contra corriente” no para entran en la corriente de un mainstream)

Hacerse pública

printing-press

Al tiempo que la esfera pública comenzó a expandirse por la prensa escrita y las nuevas publicaciones durante el siglo XVIII, las mujeres comenzaron a desaparecer de la misma. La transformación de esta desde una más literaria hacia otra más politizada expulsará, literal y metafóricamente, a las mujeres que en ella pretendieron tomar partido. Los discursos en torno a la relación directa entre el “hacerse pública” y perder la virtud, tomaron tal fuerza que, de hecho, y bien mirado, aun están en el imaginario colectivo. La cuestión es que las mujeres, quienes habían fundado la primigenia esfera pública como salonniers de espacios en oposición directa al centralizado poder de Luis XIV verán como, al declinar este mismo reinado, todo lo que las sostenía irá perdiendo valor al tiempo que la instituciones, en un sentido moderno, comenzaban a tenerlo. Será por tanto una cuestión paralela, la disminución, y casi desaparición, de las mujeres en la nueva, y más politizada, esfera pública, estará directamente unida, y correrá paralela, a la disminución en la importancia de los códigos de sociabilidad y los protocolos en la conversación que modelaron la cultura de salón durante el siglo XVII y parte del XVIII.

Lo que Jürgen Habermas ha identificado como la” “transformación estructural de la esfera pública” ocurrió a lo largo de los siglos XVII y XVIII. En 1789 un nueva esfera pública ya había sido constituida en la que la opinión pública era la soberana y no tanto la opinión del rey, en la que “las personas privadas se juntaban para constituir el público” y se comprometían en una confrontación política con las autoridades del estado a través del uso público de su propia razón. ¿Quién era este nuevo “público”? “El público” era por definición letrado porque la esfera pública política se desarrollará desde una esfera pública letrada: la República de las Letras, en la que la razón crítica contestaba a la autoridad tradicional de la iglesia y del estado. En las estimaciones más generosas solo un 47 por ciento de los hombres franceses y tan solo el 27 por ciento de las mujeres eran letrados a finales del dieciocho. Y aunque hablemos, dadas las cifras, de una elite cuando hablamos de “el público”, marcan, por otra parte, un incremente enorme referidos al siglo anterior, especialmente referido a las mujeres. El punto a destacar, tal como lo señala Roger Chartier es “la evidencia de las cuestiones sociales aparecidas en prensa en un entorno en el que la gente tenía pocos, o ningún, libro.”

A mediados del siglo XVII, una esfera pública literaria estaba tomando forma en Francia a través de prácticas discursivas de la sociabilidad de los salones y a través de las publicaciones impresas en las que los hombres y las mujeres de letras –el público- participaban. En los primeros años del siglo XIX, sin embargo, esa esfera pública literaria había dado origen, o se había transformado, en una esfera política en la que las mujeres no tuvieron lugar. Muchas feministas han asumido que desde el principio la esfera pública era masculina, y que las mujeres fueron siempre las excluidas. Las mujeres participaron de hecho en la formación de la esfera pública en Francia. El libro “Hacerse Pública: Mujeres y Publicaciones en la Temprana Francia” se encarga de rescribir las, muchas veces olvidada, historia de la prensa escrita, para mostrar que hubo mujeres que modelaron y entraron en la esfera pública desde el tiempo de la Fronda y el ascenso del Luis XIV al poder a mediados del siglo XVII hasta la restauración de la monarquía borbónica tras la Revolución de 1815.

Publicar y escribir para el público eran los actos mediante los cuales una cultura política se irá formando y con la que una esfera pública se irá constituyendo. Al introducirnos en estos caminos discursivos, los individuos se harán agentes en esta nueva esfera de poder y política. Las mujeres y los hombres participarán en ella; ambos eran sus sujetos y sus objetos. Pero la decisión de “hacerse público” publicando se introducía en el tejido de las definiciones de género ya en el siglo XVII en la naciente Francia moderna, y las mujeres que lo hicieron en la mayoría de las ocasiones pagarán un precio que los hombres no tendrán que pagar. En la intersección de la publicidad y el genero surgen una serie de problemas que confrontan a las mujeres como mujeres, y una abanico de paradojas que modelaran la conciencia de los géneros en la relación con la cultura impresa. Las mujeres habían reinado en la cultura esencialmente oral delos salones del siglo XVII, pero con el triunfo de la prensa como modo de producción cultural, su estatus como arbitras del gusto se verá amenazado. En los salones las mujeres fueron alabadas por su estilo retórico, y por un modo de escribir que era básicamente interactivo, social, natural y modesto. Como autores que “publicaban”, ¿cómo podrían conservar esos estándares? Y más aun, en todos los campos del saber, desde el conocimiento médico hasta la literatura y el arte, ser una participante efectivo significará ser una figura pública, dirigirse a una audiencia en expansión más allá de un entorno en el que todos los miembros tenían presencia física.

Hacerse pública implicará:

1. cierta “auto-definición” y “auto-justificación”.

2. lidiar con las presiones que sobre la reputación de mujer respetable las búsquedas de estrategias retóricas “tácticas” empleadas para ganarse el apoyo del público lector.

3. asumir el mundo de la prensa como uno abierto tan solo a aquellos que podían escribir –no solo los que sabían escribir sino también a aquellos que estaban, efectivamente, autorizados a hacerlo y lidiar, asimismo, con sus representantes, en muchas ocasiones abogados.

4. ser capaz de lidiar con el rencor ante cierto “esplendor”, si la publicidad, o publicación del trabajo de una mujer le confería cierta libertad (caso de la matrona Madame du Coudray)

5. adaptarse a un nuevo “campo literario” eminentemente masculino.

Desde la misma emergencia de la esfera pública literaria en el XVII la actividad intelectual entre las mujeres florecerá. Timothy Reiss ha argumentado que surgirán nuevas teorías en torno a la igualdad racional de ambos sexos promovidas por Poulain de la Barre. Pareció pues posible durante un tiempo que los hombres y las mujeres podrían convertirse en verdaderos compañeros en la producción de la cultura. Joan DeJean estudia el origen de la novela francesa cuando había 220 mujeres autoras cuyos obras fueron a la imprenta entre 1640 y 1715. Linda Timmermans ha señalado el aumento en el número de mujeres que compitieron para premios literarios en el último cuarto del siglo XVII. Pero al consolidarse el campo literario, como lo formula Pierre Bourdieu “el sistema de las instituciones, de las prácticas, de los principios de evaluación “habitado” por los escritores”, como un lugar de actividad intelectual en ese mismo periodo, las mujeres serán gradualmente excluidas de la producción de cultura y confinadas al role de meras consumidoras.

Curiosamente, además, y mientras las mujeres aun publicaban, en el XVII, las mujeres autoras de la burguesía adoptarán el modo de proceder de la aristocracia. Las mujeres escritoras a menudo tomaban cierto carácter de escritura aristocrática aunque su estatus social fuese otro porque los códigos sociales bajo los cuales todas las mujeres literarias operaron siempre serán más estrictos mientras que escribiendo como una noble una mujer podía camuflarse bajo el anonimato que se exigía a su rango. Los aristócratas no pueden trabajar y escribir, al cabo, es un trabajo que no ha de firmarse, aunque, siempre se sabía la paternidad o maternidad de cada escrito.

Las historias de la literatura publicadas en los siglos XVII y XVIII incluyen a un gran número de mujeres. Algunas de las discusiones publicadas de mujeres escritoras hacia finales del siglo XVIII parecían haber animado la expansión de su territorio ya aprobado. Jane Altman discute que los manuales de escritura de cartas de finales del XVIII, refuerzan la visión de una esfera pública inclusiva de ambos sexos y dependiente de su interacción como individuos privados y como ciudadanos con plenos derechos. Al cambiar el siglo hacia el XIX, sin embargo, las antologías pedagógicas presentaran de modo rutinario ejemplos de la escritura de las mujeres solo para ilustrar como habían malogrado su feminidad y por tanto no habían podido vivir plenamente los masculinos ideales de virtud. Los ideales de libertad, igualdad, y fraternidad articulados por los hombres de la Revolución Francesa eran universales, pero sus instituciones eran de género específico. La esfera pública se transformará en mucho más política y menos literaria, y las políticas de la publicidad y la publicación, con su largo sucesión de discusiones en torno a la naturaleza de los géneros en su mismo núcleo, harán más y más evidente la “descatalogación” de las mujeres. Las mujeres que optaron por publicar sus textos lo harán perfectamente conscientes de los peligros que habrían de afrontar.

Durante el siglo XVII las mujeres normalmente publicarán muchas veces por casualidad o tomaran las tomarán con cautela, esperando aprovechar su poder sin caer como víctimas de ese mismo poder. Las mujeres del siglo XVIII, especialmente aquellas que vivirán a través de la Revolución Francesa, pudieron actuar de manera consciente e incluso defender sus elecciones con una conciencia de ambas implicaciones de la publicidad y de las limitaciones de su género. Todas las cuestiones aquí esbozadas pretenden, no ya solo buscar en la historia de las mujeres y de los textos de las mujeres un hilo historiográfico de la literatura impresa, sino más bien comprender la esfera pública y su misma constitución en la era moderna.

Extractos de la introducción a;
“Going Public:Women and Publishing in Early Modern France”, Editado por Elizabeth C. Goldsmith y Dena Goodman

Puntualizaciones a la urbanidad del animal publico

“…. La urbanidad es un tipo de sociedad que puede darse en la ciudad …. o no”, (Delgado, 1999; 11)

“Ese yo-no-se-qué, que es todo yo individual, tiene necesidad de ocuparse de lo exterior para tomar conciencia de sí mismo y fortalecerse; se nutre de lo que le altera” (Tarde; 1986, 142) – escrito en 1904-

Para Delgado la urbanidad es la generalización del juego, no de un juego, sino de “el juego” de la alteridad, esta también, generalizada. La urbanidad se hace acción, interacción en el espacio público, en ese lugar donde los “practicantes de la sociabilidad urbana” ponen a prueba sus destrezas en el arte de ese enmascaramiento sorpresivo, de “el juego”. Luego habla también de discreción, de dotes actorales siempre mediocremente mostradas aunque potencialmente inimaginables. Esta suerte de conformismo en no ser nada podría ser, sigue Delgado, un estado muy parecido a la libertad. Luego pasa a llamarlo hombre-masa. Y aquí veo cierta confusión, si es a lo Tarde, el que despliega ese je-ne-sais-quoi, ese yo-no-se-que, no puede ser, por misma definición hombre-masa. O se siguen las escurridizas normas de la urbanité, a lo diecisiete (con tintes honnêteté), o se siguen ese no se sabe qué (con tintes dandyficados a lo decimonónico), o se conforma uno y se hace hombre-masa, o se hace un esfuerzo y se sacan la potencialidades de ese animal público que todos llevamos dentro. Esto es, se hace uno miembro de la multitud y se inventa su máscara (con los tintes de hipocresía aristocrática que haga falta), o se conforma uno con pertenecer a la masa y se hace ciudadano modelo jugando a un juego ya previsto, que ya no es “el juego”, claro está.
Cuando Foucault interpreta el texto de Kant, ¿que es la ilustración?, texto muy breve, aunque, hasta para el mismísimo Foucault, no siempre tan claro, nos dice que Kant, al leer la ilustración como una salida [Ausgang] ve en ella un proceso que nos liberaría del “estado de tutela”, esto es, “cierto estado de nuestra voluntad que nos hace aceptar la autoridad de otros, para nuestra conducción en los dominios donde conviene hacer uso de la razón.” Esta salida será, sin embargo, ambigua, será un proceso en desarrollo pero es una tarea, una obligación. La divisa finalmente será, “atréveta a conocer”, “ten el coraje, la audacia de conocer”, se, en suma, actor “voluntario” de ese mismo proceso. Entonces hay que matar la voluntad de ser tutelado en el uso de la razón en el terreno de lo público y despertar esa misma voluntad en la elección del papel a interpretar. Para salir de ese estado de tutela han de darse ciertas condiciones que no son más que las claras diferenciaciones entre el campo de la obediencia y el campo del uso de la razón, o lo que es lo mismo, la distinción clara entre el uso privado de la razón, que debe ser sometido, y su uso público, que debe ser libre.
Esta lectura de la Ilustración no será, por supuesto, una descripción adecuada de la misma, pero, si será, y eso es lo que nos importa, el esbozo de lo que Foucault llama “la actitud de la modernidad”, y claro está que Foucault lo llama así siguiendo a Baudelaire. Esto es la modernidad como “actitud” y no “periodo de la historia”. Otra tarea, un “ethos”. Una “voluntad” de hacer heroico el presente que no puede limitarse a la flanêurie, por que el flâneur no es más que un espectador, y hay que actuar (como diría GGP), el fin del hombre de la modernidad debe ser más elevado, será algo más transformador, “La modernidad baudelairiana es un ejercicio en el que la extrema atención puesta en lo real se confronta con la práctica de una libertad que, simultáneamente, respeta y viola lo real”. La modernidad debe ser, además, un modo de relación que hay que establecer con uno mismo…” es lo que Baudelaire llama, según el vocabulario de la época el “dandismo”. Otra tarea de elaborarse a sí mismo a “voluntad”.

Entonces podemos volver al principio, el animal público a lo Delgado podría ser el dandy a la Baudelaire, en su versión más trasgresora, pero, digo yo, con cierto compromiso político. La matización del empleo público de la razón en un dandy no es otra que la elaborada teatralidad y puesta en escena, pero, al cabo, siendo plenamente libres en el uso de su entendimiento. Esta máscara, esta “performatividad cotidiana y trasgresora”, al menos abierta a todas las posibilidades, es la que habría de desarrollar el animal público. El ethos, o tarea, del hombre público será una actitud-limite, no un rechazo, sino un colocarse en los límites, en las fronteras para, así con buena vista, reconocernos como sujetos de lo que hacemos, pensamos y decimos. Esto es, renovar el esfuerzo del indefinido trabajo de la libertad. Pero, “.. esta ontología histórica de nosotros mismos, debe apartarse de todos aquellos proyectos que pretenden ser globales y radicales”, esto es, que no hace falta proponer una revolución que de al traste con todo lo demás. La propuesta de Foucault es más bien llevar a término, “ …un ethos filosófico propio de una ontología crítica de nosotros mismo, como una prueba histórico-práctica de los límites que podemos traspasar y, por ello, como trabajo de nosotros-mismos sobre nosotros-mismos, en la medida en que seamos libres” (analizando el poder, el saber y la ética).

Entonces esa ontología crítica de nosotros mismos es una actitud, no una teoría, una tarea, no una doctrina, un ethos, una “vida filosófica en la que la crítica de lo que somos es, simultáneamente, un análisis histórico de los límites que nos son impuestos y un experimento de la posibilidad de rebasar esos límites”. Y esta impaciencia por la libertad es la que hace decir a Delgado, siguiendo a Anthony Giddens que es, precisamente, en el espacio de lo público donde se puede hacer la modernidad radical, esto es, avanzar la promesa de un proyecto aun por hacer, o sea, una tarea por concluir o, sino, seguir.

Entonces y siguiendo la estela de una arqueología de la urbanité, a lo Guez de Balzac, que construye la definición de la misma en la más absoluta indefinición, en ese explotado je-ne-sais-quoi, que misteriosamente retoma Gabriel Tarde y re-escribe Manuel Delgado, podemos, digo yo, llegar a esa tarea aun por hacer, esa modernidad radical que no es más que una actitud, otra vez, al animal público. Lo que pasa, que habría que puntualizar a este animal dotándolo de una capacidad más allá de la pura flâuneirie, e insertarlo en la faena de hacerse a si y hacer un mundo.

Así pues creo que el espacio público o la esfera pública, en su concepción de lugar de intercambio de un montón de razones libremente constituidas, habría de estar equiparado al de aquellas personalidades que desarrollarán esa tarea; de trabajo sobre si mismos, o de ontología crítica sobre si mismos y una indagación constante de la manera de rebasar los limites que nos son impuestos, a saber: el honnête homme, o la honnête femme en el XVII, el dandy (siendo indistintamente el o ella o ambos) en el XIX y el animal público puntualizado (por definición un ser androgino por su condición de liminalidad limbática) en el XX y XXI.