No no no está mal. Según mi criterio no está nada mal que la institución con mayúsculas haga lo que le toca hacer, esto es, instruir a las gentes sobre lo que paso allá por los 60 con los que se llamaban FLUXUS, que viene de flujo, de fluido y de fluir, y de que, más castizamente «que fluya».

Sí­, cierto es que Fluxus to the people tiene algo de contradicción en los términos, primero porque estamos en España y hay gentes que no entienden el ingles y aunque el people se refiera a ellos no se aclaran y luego porque el mismo fluxus solo pudo ser lo que fue y querí­a ser con la gente y gracias a la gente. Sin embargo, a mi me parece un puntazo, pese a que tenga amigos que les da un soponcio solo de imaginar ir a pasar una contradictoria «tarde Fluxus» a un museo estatal, la cosa tiene su interés. Los tiempos van así­ ya hace mucho tiempo (con leerte «La conquista de lo cool» o «commodify your dissent» es suficiente), en Matadero bailamos al son de unas anarquistas queers y en Reina hacemos el gamberro avalados por el ministerio de cultura. Los contenidos ya no escandalizan, ni tienen porque hacerlo, pero esta bien que la gente sepa que desde hace ya más, mucho más de medio siglo, había gente que querí­a (quizá siempre lo ha querido) voltear desde la base la galaxia artí­stica acercándola a cualquiera y permitiendo que cualquier cosa entrase en ella hasta fundirse totalmente en esa vida al día a la que se refieren muchos, tantos escritores.

Si mola, la cosa ha sido variada aunque aun no he podido ir a todo, sí­ he aparecido en los paseos. Esta mañana a las 12 varios grupos, a los que había contactado tiempo ah! han hecho su particular propuesta de un paseo a la fluxus, imagino que como herederos de las derivas situacionistas quienes al cabo, al igual que los dadas son sus abuelos, vendrí­an a ser sus padres.

Todo x la Praxis, tour de la represión, sobre la progresiva ocupación policial del barrio de Lavapiés.
Paisaje transversal, Espacios de batalla, Paisaje Transversal recorre por su parte el barrio de Arganzuela, tipificando los espacios en cuatro puntos (conquistados, calientes, latentes y perdidos) en un mapa interactivo y ampliable por el público.
Cunctatio, este grupo desarrolla un ejercicio literario de imaginación del futuro-presente: ¿cómo sería una ciudad gobernada por los movimientos sociales, donde la Carta de los Comunes es su nueva constitución?
Zuloark, en colaboración con diversos agentes de los barrios de Lavapies, La Latina y Las Letras, inauguran el Temple Express [Ruta Devota] por Madrid.

Se supone que vendrá un pdf por tour y una web, las esperaremos ansiosamente.