“Los labios de Marylin no eran besables pero sí­ muy fotografiables”
Andy Warhol

La imposibilidad de las mujeres para transcender los lí­mites sociales impuestos a su mismo cuerpo por el Fordismo nos hace recuperar cierta “posibilidad” en una relectura y renovada estrategia del dandy decionónico. Buscar el deseo que no quiere ser satisfecho o adiestrarse en el juego de la galanterí­a con una caza depurada de violencia y carente del gozo de la presa
“Los labios de Marylin no eran besables pero sí­ muy fotografiables”
Andy Warhol

La imposibilidad de las mujeres para transcender los lí­mites sociales impuestos a su mismo cuerpo por el Fordismo nos hace recuperar cierta “posibilidad” en una relectura y renovada estrategia del dandy decionónico. Buscar el deseo que no quiere ser satisfecho o adiestrarse en el juego de la galanterí­a con una caza depurada de violencia y carente del gozo de la presa