tabac con lucia
nos la hizo santiago, el de las camisetas, el otro día, mientras elena grababa el retrato de charo, lucía terminaba un póster de vuitton flauta y yo leí­a un extraño libro lleno de poemas absurdos pero de muy bonita edición…. ah, ese día supe además que no me habían dado la beca, así­ que vuelvo a la casilla de salida, distinguidamente pobre y solemnemente distinguida en mi propia perdida. no está mal para empezar.