La implosión del talento, EACC previos

Posted by Gloria G. | 7 noviembre 2011 | sin categoría

“The artist is always beginning” Ezra Pound once wrote. “Any work of art which is not a beginning, an invention, a discovery is of little worth. The very name Troubadour means a ‘finder,’ one who discovers.
Ezra Pound, 1926

Se ha debilitado la oposición sobre la que descansaba desde hace un siglo la crítica artística: la oposición entre intelectuales y hombres de negocios y de producción, entre artistas y burgueses.
Boltanski y Chiapello, 2002[1]

Ezra Pound escribiría en las primeras décadas del pasado siglo XX, make it new, instigando a todos a hacer cosas nuevas de modo permanente. Por su parte Andre Breton, con su contundencia habitual, dirá, “hay que ser permanentemente moderno”. Ambos buscaban, como tantos otros representantes de la vanguardia heroica, epatar al burgués. Ambos querían transformar una sociedad perfectamente estructurada, llena de seres grises, organizados, responsables y perfectamente previsibles. Esa sociedad necesitó y busco la estandarización, ya no sólo de los métodos de producción taylorista, sino también de las vidas de los ciudadanos medios. Fue una sociedad de una primera idea de burguesía muy acorde con el concepto Weberiano expuesto en “la ética protestante y el nacimiento del capitalismo”.

Al correr del tiempo todo esto cambió. El fordismo se afianzará con más fuerza tras la segunda guerra mundial, un fordismo que ya no se refería a las cadenas de producción sino al empleo del tiempo de reproducción. Pero este afianzamiento llegó a un callejón sin salida, el tipo que compraba un coche para toda la vida ya no suplía las necesidades de un mercado que se iba acelerando cada día más. Así surgirá un nuevo modelo, o se hará surgir un nuevo modelo de burgués, uno que ya no compra un coche para toda la vida sino que compra un coche cada tres años. Un tipo al que le gusta cambiar de camisa, y de silla y de plato. Un tipo que viaja, que cambia de mujer, de barrio. Un tipo que debe ser, ante todo, y sobre todo, flexible, mutable, cambiante.

Curiosamente el primer reclamo vanguardista se hará ahora reclamo generalizado. Como todos hemos de ser diferentes para satisfacer al glotón mercado la exigencia de la diferencia de primeros de siglo ha cambiado de signo, ya no es una subversión sino un fiel seguimiento de cierta imposición oculta pero real. Se exalta la creatividad, como afirmará Nestor García Canclini, en los nuevos métodos educativos, en las innovaciones tecnológicas y en la organización de empresas, en los descubrimientos científicos. Se fomenta la creatividad, la imaginación, la autonomía para reubicarse en un tiempo de cambios veloces. …. “Los estudios de Luc Boltanski y Eve Chiapello muestran cómo las empresas se apropian de aportes creadores de las artes y del pensamiento estético para renovarse. Surgida en “el modo de vida bohemio” y reactivada en los años 60 del siglo XX, la crítica de los artistas señalaba el desencanto, la inautenticidad, la opresión vital y la pérdida del sentido de lo bello y lo grandioso derivada de la “estandarización y mercantilización generalizada”.[2]

Ahora, sin embargo, la clase creativa ha sido conceptualizada por Richard Florida comm el principal motor impulsor del desarrollo económico de las ciudades post-indusrtiales de los Estados Unidos, unas ciudades que sirven de modelo al resto del mundo conectado.  La calse creativa parece surgir de modo orgánico pese a estar perfectamente programada. Una clase que es cool e innovadora, que lleva piercing y tatuajes, una clase que ha asimilado y naturalizado cualquier signo de contracultura. Asistimos, como diría Yaiza Hernández a un proceso masivo de terciarización.

Y ante este panorama recordamos a Octavio Paz cuando decía, “el arte es una de las formas más elevadas de existencia siempre y cuando no se caiga en la doble trampa: la de hacer de una pasión una prisión y de una misión una profesión”. Ahora muchos jóvenes siguen viviendo envueltos en la retórica de la vanguardia, prisioneros de cierto romanticismo que hace más llevadera una vida de dedicación plena a los estrictos mandatos de un mercado insaciable.
gloriaGduran


[1] BOLTANSKI, Luc y CHIAPELLO, Eve (2002): El nuevo espíritu del capitalismo. Madrid, Akal, Cuestiones de Antagonismos. P. 439

[2] GARCÍA CANCLINI, Nestor: Lectores, espectadores e internautas. Gedisa Edciones, Barcelon 2007. P. 51


About The Author

Gloria G.

Nací en Madrid. Me fui y regresé. Aprendí mucho en el camino. He estudiado 3 años de empresariales, 5 de Bellas Artes, 1 de Master, 2 de CAP, una oposición de profesora y un doctorado. Ahora soy doctora por la UPV y trabajo como investigadora en el grupo PRACTICEMAD, Prácticas emergentes en el Nuevo Madrid, del Grupo de Estudio Urbanos, GEU de la UNED. Entrevisto a artistas y agentes varios de la escena del arte madrileño, pero, paradójicamente, me paso el día en Tabacalera, en el CSA autogestionado y desde allí intento comprender lo incomprensible, como preservar la heroicidad perdida de la condición de artista en tiempos de branding…. sinceramente, creo que es irrecuperable, pero si obvio el branding, a lo mejor y todo aun quedan unos tantos héroes. A lo mejor.

Related Blogs

Posted by gg | 22 marzo 2015
[:es] Hace ya unos años hubo una exposición, la descubrí en el blog de Mary Cuesta, el gran banquete y resultó ser muy interesante. El Paralelo, 1894-1939 Barcelona y el espectáculo…
2 LikesComentarios desactivados en Gran banquete
Posted by gg | 21 marzo 2015
[:es][:]
7 LikesComentarios desactivados en 2015 pintorero
Posted by gg | 15 septiembre 2014
[:es]LOVA, la opera se va a la escuela[:]
4 LikesComentarios desactivados en [:es]LOVA[:]