Derivas Posibles: Arte, Disidencia y Contradicción

DERIVAS ARTÍSTICAS POSIBLES:
ARTE DISIDENCIA Y CONTRADICCIÓN EN UNA CIUDAD CONVULSA

 

He decidido, como ejercicio personal y para intentar hacerme entender, escribir esto
que aquí sigue así a “chorro plomo”, es decir, hacer un ejercicio de escritura a la Vila
Matas quien siempre dice que no tiene idea lo que va a escribir hasta que no se pone
a ello. Así pues y dado que mis líneas de trabajo son variadas y mi deriva final, y su
consecuente resultado (ósea, un libro), aun no se como se van a materializar, me
gustaría, con todos vosotros, intentar aclararme y aclararos y así, quizá, definir el
sprint final. Se que es poco o nada ortodoxo pero al cabo, para que mentir, he ido
aprendiendo a la marcha y este campo, la antropología, se me aparece fascinante, a
veces, rigidizante, otras, así que inventé mi propio camino, que se ha construido como
diría Serrat, al caminar y ahora, al volver la vista atrás, solo veo una senda que, me
guste o no, si debo volver a pisar.

Dice Sarah Thorton en sus “7 días en el mundo del arte”, que este termino tan
manido, arte, es cuanto menos escurridizo y cuanto más, inasible. Ella soluciona este
problema de una forma rápida. El arte no es lo mismo para un profesor de una
escuela californiana mítica especializado en conceptual, que para el director de la
revista Art Forum, que para el dueño de una casa de subastas, que para un galerista,
que para un artista (ganador de los Turner), que para Murakami, otro artista
catapultado en el éxito comercial internacional, que para el director de uno de los más
prestigiosos museos de arte contemporáneo del mundo. No es lo mismo para cada
agente que conforma la tupida trama de “el arte”. Esto es obvio y esto, bajo esta
perspectiva, podría solucionarse así. Se narra, se parcela, y se adentra uno en la
realidad concreta de cada posible acercamiento en siete capítulos que conforman el
libro. Muy interesante y muy bien escrito pero, me temo, demasiado cerrado al
campo del arte, que si, quizá allá muerto como tal, como “campo”, pero no cabe
duda que tiene teniendo sus estructuras, sistemas, movimientos y fronteras. Ese
sistema, el de “el arte”, no es exactamente el que me preocupa.

En Madrid, la otra noche, el viernes, hubo una convocatoria de agentes culturales, no
de artistas, ni de gentes enredadas en el “arte” sino en, y aquí la cosa se me complica,
“la cultura”. No pude evitar, mientras escuchaba la asamblea del grupito al que me
adherí, la de los “disidentes”, la de aquello que no tenían claro como definirse, no
pude evitar digo, marearme con las derivas en torno a la posible definición de este
término, “cultura”. Uno decía una cosa, otro otra, el siguiente una mezcla de ambas.
Tenía la sensación de estar en un deja vu, eso ya lo había oído, igual ya había estado
sentada en esa mismísima plaza hacía ya mucho tiempo. Luego me acordaba del
performance de Los Torreznos, “La cultura, la cultura, la cultura…. (unos 5800
veces)”. Me daba la sensación que el sector cultural de esta ciudad estaba paralizado
en una acción verborreica y poco eficaz, me daba la sensación pero claro, podía estar
equivocada.

En esa reunión estaban presentes directores de departamentos de Museos, al menos
del buque insignia del arte contemporáneo, mediadores culturales de los centros de
arte más significativos (MediaLab, Intermediae, Matadero, Casa Encendida), había
agentes independientes muy activos en el panorama, había artistas, filósofos,
directores de espacios… en fin, de algún modo allá estábamos todos, y digo estábamos
porque aunque yo sea un agente un tanto extraño y de difícil calificación de algún
modo estoy en el paisaje, sea este el que sea y se dedique al arte, a la cultura, a una
mezcla, o se dedique a la ciudadanía, a la hibridación de lo uno con lo otro o al
hackeo permanente de todo lo anterior. Osea, me da la sensación que esta ciudad está
convulsa, además de por la crisis, porque vivimos el tiempo del prototipo, del
experimento, del ensayo error, de la prueba y la práctica. De la reinvención de todo y
de todos, hasta de nosotros mismos.

El otro día Jordi Claramonte acabó su clase de netartivismo (el módulo que damos
juntos en el máster de Victor Sampedro, CCCD), con una deriva en torno a la
estética. Hablaba de lo efectivo, lo que hay, de lo posible, lo que es de una manera
pero podría ser de otra, y lo necesario, lo que es pero no podría ser de ninguna otra
manera. Lo efectivo, sería lo cultural, el paisaje, que tendrá como contraparte lo
inefectivo. Lo posible sería lo estético, cuya contraparte sería lo imposible. Y lo
necesario, lo que no podría ser de otro modo sería el arte cuya contraparte andaría en
la contingencia.

Parece pues que vivimos un tiempo de posibilidad, porque vivimos en la santificación
del experimento, al más puro estilo primera vanguardia. Los museos viven de
experimentos porque no tenemos repertorios, no hay complejidad, y no hay
autonomía. Nuestra cultura es “disposicional”: “es como un gozoso sempiterno juego
de posibilidad y de experimento… carecemos de una cultura de conflicto”.
Aunque aun esté por asimilar completamente este asunto, si diré que intentar hacer
una visión panorámica de este terreno experimental, que deriva en su obsesión por
diseccionarse, que se junta y se separa, que se mueve acompasado a veces y
desacompasado otras, un terreno en el que, además, subyacen los más comunes
modos de relacionarse a la castiza, con todo lo que de “espumoso” tiene el asunto, me
obliga a decidir que camino recuperar de entre unos tantos.

Esos tantos vienen a ser mis DERIVAS ARTÍSTICAS POSIBLES:
ARTE DISIDENCIA Y CONTRADICCIÓN EN UNA CIUDAD CONVULSA:

POSIBLE DERIVA 1
Colectivos independientes. Jóvenes de muy diversa procedencia, siempre muy bien
preparados, con varios idiomas, capital social amplio, etc. que se juntan, quizá de
modo casi orgánico, quizá no, y que acaba conformando asociaciones que mueven “la
cultura” (sea esto lo que sea). Hacen conciertos, exposiciones, debates, charlas,
convocatorias, escriben artículos, editan revistas, van a inauguraciones… conforman
en suma el tejido cultural madrileño más comedidamente disidente. Abogan por una
cultura libre y participativa. Quieren una ciudadanía activa y suelen circunvalar,
antes o después, la trama de galerías de la ciudad. En fin son muchos, tienen variados
nombres pero de algún modo podría seguírseles la pista dentro de similares, sino
idénticos, contextos. Hago una lista que conformaría el índice de un posible libro para
nuestra editorial Esto no es Berlin, sería un recopilatorio, sin muchas pretensiones.
Diré que en principio hablábamos de llamarlo RIP (Rest in peace), pues son proyectos de corta
duración, unos tardan un año en nacer y morir, otros 3, otros tantos aguantan un
poco más… tienen algo de resplandores, una vez más, en un tiempo convulso:
Aperitivo Cultural, Liquidación Total, Mediodía Chica, No Estudio, Off Limits, ¡JA!,
Calipsofacto Curators, C.A.S.I.T.A., Colectivo Catenaria, Cruce, Daños Colaterales,
Derivart, El Intercambiador, Entresijos, Espacio 8, Epacio F, Espacio Islandia,
Espacio Menosuno, Espacio Trapezio, Fast Gallery, Felipa Manuela, Gato con
Moscas, Gremio, Hablar en Arte, Hambre, La Casa Franca, La Más Bella, La
Pandemonio, Left Hand Rotation, Luzinterruptus, Negocios Raros, NOWWWH,
Paisaje Tranversal, PKMN, Rampa, Se Alquila, Sofá Underground, Taller de
Casquería, Transito, Todo por la Praxis, Zuloark… Y seguro que hay muchos más,
aunque digamos que aquí además de estar los más representativos, son colectivos en
cuyas filas pululan “agentes” a los que llamo “fundamentales”.

POSIBLE DERIVA 2
Durante el arranque de este año hemos asistido al proceso que pretendía terminar en
el Plan Estratégico de Cultura del Ayntamiento de Madrid, PECAM. Durante
muchos días y en muchas sedes, aunque fundamentalmente en el inquietante nuevo
buque municipal, CENTRO_CENTRO, han tenido lugar una suerte de reuniones,
mesas de debate, puestas en común… etc., que pretendían generar las líneas de
actuación para “la cultura” en la ciudad de Madrid durante el 2013, 2014 y 2015.
Corto y pego aquí la retórica institucional para llamar a la participación:
Las Jornadas de reflexión La cultura de Madrid a debate, organizadas en el marco del
proceso de elaboración del Plan Estratégico de Cultura del Ayuntamiento de Madrid
(PECAM), abren un foro para la participación activa y el diálogo, propiciando un ejercicio
colectivo de análisis y reflexión conjunta para estudiar posibles modelos y planteamientos en la
gestión pública de la cultura.

Durante el proceso, que ha sido amplio y ha tocado a muchos sectores, yo me interesé
por una de las mesas. Se llamó: “Mesa de Ciudadanía y Gestión de lo Público”. Esta
mesa se reunió durante las jornadas establecidas por el ayuntamiento, con sus fechas
fijas, lugares y horario pre-establecido, y luego, cuando acabó el marco estrictamente
institucional, se siguió reuniendo, casi siempre en Intermediae. En esta mesa hay
representantes tanto de la academia, como del ayuntamiento, como de centros
ocupados, de otros cedidos, y sobretodo, al margen de algún que otro ciudadano a
secas, hay miembros de los colectivos arquitectónico-artísticos que están operando de
un modo más activo en el terrenos de “lo público”. Estos colectivos, y esta mesa, han
focalizado otro de mis ámbitos de interés. Digamos que, y para no largarme mucho
(esto lo conversamos largo el viernes), aúnan la práctica, la táctica, la acción, con la
estrategia, la conversación, el debate, el diálogo, los textos informes, citas… etc. Son:
PKMN; Paisaje Transversal, Derivart, TXP, Basurama, Zuloark, Taller de casquería,
Arquitecturas Colectivas… También y en otro ámbito,  participan gentes de muy
variados colectivos más cercanos al activismo ciudadano, las gentes de huertos
urbanos, de bici crítica, de pedalibre… La idea de esta mesa es generar un lugar de
aprendizaje en el que técnicos de ayuntamiento de Madrid se acerquen a los
“experimentos” ciudadanos que han conseguido, de modo siempre algo
rocambolesco, una cesión para poder, libremente, hacer “cultura”. El objetivo
(estratégico) es pues generar, juntas, unas nuevas vías para que cualquier hijo de
vecino pueda, en un momento dado, convertir un solar abandonado, un edificio sin
uso o un local vacío en un centro de cultura”. Para ello se ha arrancado a hablar con
casos como “La Plaza de la Cebada”, los de “Monta Marta”, los de “Esto es un
Plaza”, y “La Tabacalera” (aunque debo decir que a la tabacalera no se le hace
mucha caso, porque la tabacalera es del Ministerio y no del ayuntamiento, y digamos,
siempre es “otra cosa”).

POSIBLE DERIVA 3
Agentes culturales independientes, los que si saben lo que hay.
Me planteo muy a menudo que tal vez el modo en el que mi etnografía es más
eficiente es cuando, y precisamente, creo que no estoy “haciendo etnografía”. Mis
amigos, si me paro a pensar creo que “todos”, están implicados en la gestión de “la
cultura” de la ciudad, son agentes activos y digamos dedican casi casi casi las 24 horas
de su tiempo a esto, además se enteran de todos los entresijos, porque no están en
puestos de poder, cuando hablas con gentes en puestos de poder las palabras que
recibes no son tan veraces como habrían de ser. En cambio si estas tomando algo con
una amigo y te empieza  a contar… bueno, en fin, esto de “que quede entre tu y yo” te
desvela mucho más de lo que nombra. Nur que además de ser responsable de “Se
Alquila” ha trabajado en Caixa Forum y ahora es mediadora del MNCARS; Vanesa,
responsable de “El Ranchito”, del Escarabox (la terraza del Matadero Madrid), y
ex miembro de TXP, hoy volcada en InCreasis; Tomaso, Intermediae; Tina Paterson,
mediador y dinamizador  en Medialab Prado; Alejandro Simon, extensión Universitaria de
Bellas Artes; Rafa, agente independiente pero con un pie en las calles (en “la lucha”
como el dice) y otro en muchas propuestas institucionales, “y por que no dejamos de
ser artistas”, “campoadentro”… me interesa porque reflexiona mucho en torno a qué
es el arte y qué es la política, una reflexión, por otra parte que está apareciendo de
modo recurrente en las revistas más especializadas mostrando una clara
“contradicción”, esto es, se habla de arte útil en un número, y se habla de la clara
diferenciación entre ambos (arte y política) en el siguiente (hablo de la revista del
colectivo Democracia, Noles Volens)… Luego estarían los agentes que nada tienen
que ver con la institución, que aunque son pocos, también los hay, en particular me
interesa el colectivo GILA (Toque a Bankia, Lola Flores… etc.)
Esta tercera deriva requeriría una incursión mucho más profunda en un campo en el
que ya me muevo bien.

POSIBLE DERIVA 4
Y mi cuarta posible deriva era la que desde un principio pensaba hacer, aunque no se
yo si, ahora visto lo visto y vivido lo vivido, se quedaría un poquito corta. Esta deriva
pretendía hacer unos retratos. Al modo de “Antología del Humor Negro” de André
Bretón, quería hacer una suerte de “caleidoscopio” de agentes madrileños. Las
entrevistas que llevo hechas han sido orientadas a esta idea. La cuestión sería que
cada retrato se compusiera de un “monologo” del personaje, cada cual hablando de si
mismo, hablando de la ciudad, hablando del tiempo convulso que les toco vivir desde
su experiencia. La metodología, dejarles hablar largo y tendido y una vez transcrito
arrancar una correspondencia vía mail, claro está, en la que “a cuatro manos”,
fuésemos puliendo el texto de cada cual. Sería un poco como las memorias que
Altoaguirre hizo de su abuela Concha Méndez, “Memoria Habladas, Memoria
armadas”. La grabación de Concha Méndez recuperando su propia vida trabajadas
entre ambas y “armadas” para terminar en un Libro. No he descartado aun está idea
que, de algún modo, me permitiría trabajar con muchos personajes que en mis
derivas han aparecido y que siempre tienen un role marginal cuando habrían de tener
mucha más visibilidad.

Este caleidoscopio tendría una introducción de mi puño y letra para cada personaje,
en ella incluiría asuntos más al uso en teoría del arte, derivas historiográficas, marcos
conceptuales… ejemplos pasados, etc…

Ala. Y eso es todo amiguitos.
¿Cómo  lo ven?