Farewell

Creo que ha llegado la hora de vivir más atentamente, escribió Atxaga a Vila-Matas hace ya muchos años. Y yo creo que si, ha llegado también ese momento. Un momento de regar las plantas y no esperar nada de nadie. Un momento de dejar de pedir y compadecerse de uno mismo. estar atento es salir de ti por más de un momento por todos los momentos. Cuando paseaba con mi ex por México DF él era quien me guiaba me salvaba y me evitaba innecesarios peligros. Imagino que el iba atentamente yendo. Y yo no atendía a nada. Flor me llamaba él, vas flor, decía. Y llevo dos años de mi vida flor. Pero hoy ha legado el momento de empezar a estar más atenta procurando ser un extranjero hasta para mi misma.

Escucho a Caetano Veloso en una versión de Jamaica Farewell de “A foreing sound“, y me quedo con esto, y con lágrimillas en los ojos lo grito un poco para quitarle drama a mi farewell:

But I’m sad
To say I’m on my way
Won’t be back
For many a day
My heart is down
My head
Is turning around
I had to leave
A little boy
In Kingston town

Sería mejor salir a navegar que encerrarse pero antes habría de laminar y enresinar, reparar vamos, mi destartalado catamarán, no lo descarto sin embargo y haré como los animalillos que se retiran sin decir ni media y tras vomitar y expulsar todo resto de malatía de su cuerpo extrañado resurgen de su propia ruina no pletóricos pero sí aceptables para ser, una vez más, acogidos en la manada. Mientras salgan los restos daré mi farewell a la francesa, esa única vía que tenían los únicos para irse de manera elegante sin hacer ruido ni esperar nada de nadie.

Y para rematarnos, It’s All Right Ma, I’m Only Bleeding de Bob Dylan.