Fluxtour por la web

Esto lo pone en Paisaje Transversal y merece la pena leerlo, luego yo voy a buscar algo específico de Larry Miller y su fluxtour por espacios de arte sin hablar para nada de arte, me gusta mucho la idea y no la había oído antes.

Pero como los FluxTours eran recorridos hacia puertas cerradas, espacios vacíos, lugares sombríos, y esquinas dudosas, pasillos macilentos y macetas purulentas, he decidido, que ya que no encuentro algo específico de Larry Miller y de ese FluxTour suyo de instituciones artísticas voy a dejarme llevar por la web y por supuesto respetar los desvarios y delirios por los que uno transita cada vez que se pone manos a la obra en un periplo internaútico. Claro está que a nadie l e contamos lo que encontramos pero tal vez y en memoria de los fluxtours y ya que no hay modo de recuperarlos, me olvidare de todo y haré lo que toca en este sector, un verdadero dietario, hoy, itinerante.

1. Primero a la galería Grey de NY, la cosa es extraña porque el archivo de la galería se llama “imaginando la paz” y no tiene desperdicio el arranque, pero luego l acosa se pone interesante pues es una expo fluxus (en una galería si, leen correctamente una galería) que se llama, nada más y nada menos que: “El grupo Fluxus y las cuestiones esenciales de la vida”, esto es, o estas son, las cuestiones en particular: ¿Quien soy yo?; ¿La felicidad?; ¿La salud?; ¿La libertas?; “¿El peligro?.

Habrá Fluxkits, esto es, el arte-como-un-juego-en-una-caja, que te puedes comprar muy baratitos en una orden postal o bien en alguno de las tiendas que llevan los propios artistas. Y los eventos fluxus podrán ser llevados a término por cualquiera en cualquier lugar y en cualquier momento.

(está muy bien recomiendo su lectura es larga pero está muy bien, si m esiento inspirada algun día de estos lo traduciré)

2. Un documento sobre Larry Miller, que arranca con una cita de Breton: (del 2008)

It is Dada and Dada alone whose ability is the marvelous faculty of attaining two widely separate realities without departing from the realm of our experience, of bringing them together and drawing a spark from their contact, of gathering within reach of our senses abstract figures endowed with the same intensity, the same relief as other figures; and of disorienting us in our own memory by depriving us of a frame of reference.

André Breton [1]